La ocupación hotelera aguanta el tirón. En Cartagena los hoteles están al 50%. Es ligeramente superior a la del año pasado pero los hosteleros confían en que aumente por los turistas de última hora. De momento las esperanzas las tienen puestas en Semana Santa.