Veintiún detenidos en dos operaciones contra la explotación de extranjeros. Los propios trabajadores, al parecer, estaban dados de alta en la Seguridad Social con identidades usurpadas.