Son los restos de la fiesta que tuvo que disolver anoche la Policía, por segunda vez en una semana, en el barrio del Espíritu Santo, en Espinardo. Una nueva pedida de mano entre clanes provocaba otra reunión multitudinaria, en la que no se tuvieron en cuenta las restricciones sanitarias.