Las Navidades de este año dejan un panorama distinto al del año anterior. Se pasa del toque de queda en Nochevieja a las entradas agotadas de muchas discotecas. Varias personas que han conseguido alguna cuentan que el precio se ha disparado. Aseguran que han tenido que pagar por ella más de 100 euros.

Ya es de nuevo un tema de conversación entre amigos. Al dilema de elegir discoteca y encontrar entrada se suma la preocupación de una sexta ola y con ella las cancelaciones. La duda que tienen muchos ahora es si se devolvería el dinero o no.