En el pecho de su madre siente su respiración, el latido de su corazón y es capaz de sentir el calor y el olor. Algo que ocurre con el contacto piel con piel entre el recién nacido y su madre. Una práctica que será una opción para las madres en los hospitales murcianos. Lo que se pretende es que los recién nacidos no sean separados de la madre tras el parto. Por cierto, la Región es la primera comunidad en aprobar una ley que reconoce los derechos fundamentales de los neonatos.