La Comunidad Autónoma se suma este sábado a la ‘Hora del planeta’ y apagará la iluminación de sus edificios entre las 20:30 y las 21:30 horas, según han informado fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

De este modo, se trata de una iniciativa mundial que comenzó en 2007 en Sidney y que pretende que los ciudadanos se conciencien de la necesidad de reducir el consumo energético y luchar contra el cambio climático.

A esta propuesta se suman numerosos municipios de la Región que apagan durante esa hora sus edificios más destacados. La Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente anima a instituciones y ciudadanos a que formen parte de la iniciativa.

En concreto se quedarán a oscuras la Catedral, el Palacio Episcopal, el edificio Moneo, el Castillo de Monteagudo, la Iglesia del Carmen, la Iglesia de Santo Domingo, la Iglesia de San Juan de Dios, el Convento de las Claras, el Puente Viejo, la Escultura de la Sardina y la Pasarela Manterola

También se unen a la iniciativa un total de 120 dependencias de Correos en la Región de Murcia, que tendrán apagadas sus fachadas durante la hora acordada. También han mostrado su apoyo el Ayuntamiento de Lorca y la ciudad de Murcia, donde se apagarán 11 edificios y monumentos destacados del municipio.

También se apagará la iluminación de las fachadas de las estaciones de Cartagena y Lorca-Sutullena, ya que ADIF ha mostrado su interés por esta iniciativa, al igual que la UPCT, que apagará la iluminación interior y exterior de los edificios del campus.

Y es que, la ‘Hora del planeta’ se celebra en todo el mundo y edificios tan notables como la torre Eiffel de París, el Empire State Building de Nueva York o la ópera de Sídney apagan sus luces mañana.

La Oficina de Impulso Socioeconómico del Medio Ambiente ha recopilado una serie de consejos para que los ciudadanos puedan reducir el consumo energético y contribuir a la lucha contra el cambio climático.

Se trata de utilizar fuentes de iluminación de bajo consumo, apagar los aparatos electrónicos completamente, no dejándolos únicamente en ‘stand-by’, comprar electrodomésticos con etiquetado energético de clase A, A+, A++, cerrar bien puertas y ventanas para optimizar los consumos en aire acondicionado y calefacción, manteniendo la temperatura en valores razonables (20-21 grados centígrados en invierno y 25-26 grados en verano), y ubicar el frigorífico de manera que esté alejado de fuentes de calor y permitiendo su ventilación por la parte posterior.