Pobreza, hambre, ‘bullying’ o machismo, son algunas de las discriminaciones con las que nos encontramos en pleno siglo 21 y por las que debemos actuar si queremos conseguir reducir las desigualdades, dentro de los objetivos marcados por la Agenda 2030.