Las guarderías privadas reclaman a la Administración un protocolo sanitario básico y medidas de seguridad adaptadas a su labor para reabrir. Un sector clave para muchos padres que deben incorporarse al trabajo de manera presencial.