Tras un año muy duro las residencias de la Región vuelven a la normalidad. Con los usuarios y los trabajadores de los centros ya vacunados, Salud relaja el protocolo. Están permitidas la visitas de familiares e incluso puede haber contacto físico.