Hace 11 años un accidente la apartó durante meses de hacer lo que más quería: montar y competir. Le dijeron que no podría volver a andar. Pero su coraje hizo que el destino le devolviera en parte lo que le había quitado. Carmen López se ha convertido en una referencia en la categoría paraecuestre.