Confinado en Melbourne. Así se encuentra Carlos Alcaraz y otros 25 tenistas tras enterarse de que una persona que viajaba con ellos en el avión había dado positivo en coronavirus. El tenista murciano lleva ya más de una semana encerrado, aunque intenta mantener la forma de cara al Open de Australia realizando diferentes ejercicios con y sin raqueta dentro de su habitación. Además, el resto del tiempo aprovecha para leer, aprender inglés o estudiar para aprobar pronto el carnet del coche. Carlos Alcaraz va a disputar su primer Grand Slam con solo 17 años y asegura: “Le doy la importancia que tiene porque esto es increíble”.