El nuevo entrenador del Real Murcia sabe cuál es el objetivo este año para el club al que acaba de llegar. No siente presión, pero sabe las exigencias que tiene el equipo y por eso está focalizado en el encuentro frente al Córdoba. Sobre el anterior entrenador, Adrián Hernández, ha preferido no hacer ningún tipo de valoración. Prefiere mirar hacia el futuro.