Los agentes de policía local de cualquier municipio de la Región tendrán la obligación de practicar el tiro con sus armas al menos dos veces por año.

Es una de las novedades que introduce la nueva ley de coordinación de policía local que ya está en vigor desde el pasado 6 de octubre y que también elimina la edad límite de 30 años para poder acceder al cuerpo.