Falta oferta y sobra demanda en el mercado del alquiler, lo que provoca que se disparen los precios. La renta media de una vivienda de 3 dormitorios roza los 600 euros en la Región, casi un 15% más que hace un año.

Por otro lado, ya están alquiladas ya más del 75 por ciento de las casas de veraneo en zonas de costa. El precio medio del alquiler alcanza los 1.500 euros por quincena en julio y agosto. Las zonas del litoral más demandadas vuelven a ser Águilas y la Manga del Mar Menor, donde se prevé este verano una ocupación superior al 90%.

Lo que se dispara también es el alquiler convencional. En solo un año los alquileres rozan ya los 600 euros, y la escalada de precios continúa.