Invernaderos arrasados por la lluvia, el viento y el granizo. Es San Cayetano, en Torre Pacheco. Se han perdido las cosechas de hierbas aromáticas, calabacines y de lechuga en esa zona. Solo los daños en infraestructuras podrían alcanzar el millón de euros.