Los juzgados de la Región de Murcia recibieron 188.737 asuntos en 2017 y resolvieron 184.163 en ese mismo año, de forma que el número de procedimientos pendientes aumentó un 3,4 por ciento hasta situarse en 95.124. Sin embargo, la tasa de demandas en ejecución (auténtica realización del derecho) bajó un 5,6 por ciento, tras recibir 31.776 asuntos y finalizar 53.611 en ese mismo periodo.

De esta forma, la Región sigue ocupando uno de los primeros puestos en mayor pendencia media acumulada de toda España, con 806 asuntos en trámite por cada órgano frente a los 602 de la media nacional, según aparece reflejado en la Memoria del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia (TSJRM) presentada este miércoles por su presidente, Miguel Pascual del Riquelme, en rueda de prensa.

Del Riquelme ha atribuido esta situación a la baja ratio de unidades judiciales por cada 100.000 habitantes en la Región, la penúltima del ranking nacional; al déficit de jueces que presenta la Región, siendo la quinta comunidad con menor ratio de magistrados por cada 100.000 habitantes; y a que la Comunidad padece la sexta mayor tasa de litigiosidad por autonomías.

En este sentido, Del Riquelme ha lamentado el “déficit histórico” de recursos que padece la Región en materia de Justicia, a pesar de ser una de las comunidades “con más litigiosidad y pendencia”. Ha reconocido que la Región necesita “agua, infraestructuras y financiación autonómica”, pero también requiere “que se dote de más medios a la Administración de Justicia”.

“Es algo que no se reclama con la frecuencia que nos gustaría desde los espacios en los que se gestiona la agenda política”, según Del Riquelme, quien ha instado a todos los políticos a movilizarse por este fin.

“Es evidente la dedicación y esfuerzo de todos los que trabajan en la Administración de Justicia” de la Región, que sitúan a la Comunidad como una de las autonomías con más alto índice de resolución a nivel nacional. Todo ello, a pesar de ser una de las comunidades con menos plazas judiciales, por lo que ha señalado que “hacemos menos con más”.

En concreto, ha destacado que cada uno de los jueces de la Región dictó 275,4 sentencias a lo largo del año, lo que quiere decir una sentencia al día de lunes a sábado y en festivos, dejando de lado domingos y el mes de agosto “como si de una maldición bíblica se tratase”.

Ha remarcado que la Región es, junto a Castilla-La Mancha, la comunidad con una tasa más alta de pendencia histórica y es la sexta comunidad que soporta una mayor litigiosidad, con una tasa de 128, superior a la media nacional (126,1).

De la misma forma, ha indicado que la Región cuenta con 10,9 jueces por cada 100.000 habitantes, lo que la sitúa entre las cinco comunidades con un menor ratio “a pesar de encabezar la tasa de congestión”. No en vano, Del Riquelme ha señalado que Murcia es la segunda comunidad que requiere de más esfuerzo inversor para ajustar la planta actual con la planta ideal que le correspondería.

En total, ha explicado que la Región necesitaría 33 nuevos juzgados, mientras que en 2018 se están creando tres nuevas unidades en Murcia y Cartagena. “Sabedores de que no se puede pedir todo de una vez”, el TSJRM ha pedido para 2019 seis nuevas unidades con carácter “urgente”, entre las que ha citado dos nuevos juzgados de primera instancia para lo Civil en Murcia; un nuevo juzgado mixto en Molina; uno de primera instamncia en Cartagena; un juzgado de lo Mercantil para toda la Región; y un magistrado adicional para las secciones penales de la Audiencia Provincial.

La Memoria pone de manifiesto que el número de ejecuciones hipotecarias iniciadas en 2017 bajó un 21,2% respecto al año anterior y alcanzó la cifra más baja desde 2008. El número de lanzamientos practicados en 2017 bajó un 8,9% respecto a 2016; mientras que los lanzamientos por impago de alquiler aumentaron un 28,2%; y los derivados de ejecuciones hipotecarias bajaron un 24,9%.

Por su parte, el número de concursos presentados en 2017 creció un 25,4% respecto al año anterior, y las demandas por despido crecieron un 8%.

En cuanto a los juzgados con competencias en violencia sobre la mujer, recibieron 7.839 denuncias en 2017, superando en más de 1.500 las presentadas en 2016, un 24,4% más. Así, aparecen 6.443 mujeres como víctimas de violencia de género, 528 más que en 2016.

Asimismo, los juzgados declararon 687 asuntos como de instrucción compleja en 2017, y se resolvieron 1.003 de ellos. Así, a finales de 2017 estaban en tramitación 1.139 asuntos de esta tipo, rebajando casi a la mitad los del año anterior. Estos asuntos representaban el 20% de los sumarios y diligencias previas en tramitación en los juzgados de instrucción y de primera instancia e instrucción.

Precisamente, Del Riquelme ha señalado que estos asuntos complejos, entre los que se incluyen los de corrupción, centraron una de las principales líneas de actuación del TSJRM durante 2017 ya que “acumulaban un retraso insoportable para la convivencia”. De hecho, ha señalado que los órganos judiciales encargados han sido reforzados con diez magistrados extra y su previsión es que su tasa de resolución continúe al mismo ritmo en 2018.

Del Riquelme ha citado alguno de estos asuntos enjuiciados en 2017, como el fraude de subvenciones comunitarias, Valeo, Río Segura, Zerrichera, Umbra, la pieza Nueva Condomina, Camelot o Zincsa. Además, otras causas “se han acelerado”, como los casos Pasarelas, Ninette, Novo Carthago, Auditorio, Guardería, Púnica o Roblecillo.

En segundo lugar, el TSJRM, se ha centrado en reforzar los juzgados que tenían sobrecarga y, en tercer lugar, ha emprendido una línea de actuación para solventar de forma especializada los litigios de las cláusulas suelo, con la creación de dos juzgados especializados y tres jueces trabajando en esa materia que serán ampliados a 4 en septiembre y a 5 en enero. A 31 de mayo de 2018, habían entrado 6.178 asuntos de estas características, ha señalado.

En cuarto lugar, el TSJRM se centró en 2017 en el impulso a las nuevas tecnologías, tras cumplimentar a lo largo del año 2,3 millones de comunicaciones telemáticas, y se ha completado el despliegue del expediente judicial electrónico. No obstante, ha lamentado las “carencias estructurales y de diseño” en estas aplicaciones tecnológicas.

En cuanto a infraestructuras, ha señalado que los partidos judiciales de Lorca y Cartagena “deben marcar la agenda del Ministerio de Justicia” a corto y medio plazo, reclamando “el inicio de las obras de la sede judicial en Lorca y la concreción de los terrenos donde ubicar el campus o ciudad de la Justicia en Cartagena”, asuntos que son “ya inaplazables”. Asimismo, ha reclamado la necesidad de reformar la sede judicial en Molina de Segura.

A este respecto, Del Riquelme ha subrayado la necesidad de que haya oferta de edificabilidad y ha instado, entre otros, a los ayuntamientos de Cartagena y Molina de Segura a que resuelvan los problemas que “puedan estar paralizando la disponibilidad de terrenos”.

Por otro lado, Del Riquelme ha reconocido que fue compañero de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, de la promoción de fiscales, pero ha señalado que no tiene trato con ella. “Estoy seguro de que lo tendremos, pero no por la amistad, sino por el esfuerzo que van a hacer todos los responsables políticos”, ha manifestado.

Finalmente, el presidente del TSJRM ha señalado que la situación de la Administración de Justicia no está reñida con que las competencias estén delegadas a las comunidades o no. Por ejemplo, ha señalado que algunas autonomías como Navarra o País Vasco que las tienen transferidas cuentan con buenos resultados, pero otras no son tan ejemplares en este sentido.