Los efectos negativos del sol no sólo afectan a nuestra piel, también a nuestra salud ocular. Por eso, los expertos aconsejan protegernos los ojos para prevenir las tan molestas infecciones oculares. La Unión de Consumidores alerta que un 20% de las infecciones oculares ocurren por el agua de playas y piscinas. Los problemas más frecuentes suelen producirse en los niños. Los médicos aconsejan protegerse los ojos con gafas de sol y de buceo homologadas.