El UCAM Murcia ha despedido la temporada con buen sabor de boca a pesar de que ya no había nada en juego en el estadio La Condomina. Los de Juan Merino empezaban el partido buscando la portería del Talavera, con ímpetu y generando alguna ocasión de peligro.Tanto es así, que en el minuto 16, Luis Fernández sacaba a pasear la magia con un autopase que dejaba sentado al defensa y definía a la perfección para mandar el balón al fondo de la red.

Quería más el UCAM Murcia y 10 minutos después el linier anulaba el segundo tanto de Luis Fernández por fuera de juego. Pero solo un minuto más tarde, en el 27, era Melchor el que ponía las tablas en el electrónico con un disparo a la escuadra. La segunda parte comenzaba con dominio universitario y, en el 56, Kilian Grant ponía el 2-1 con el que se llegaría al final del encuentro. Una victoria que sirve a los universitarios para irse de vacaciones con un mejor sabor de boca.