Dando la bienvenida a Calabardina, encontramos un entorno natural, la Playa de la Cola, un rincón aguileño inigualable. La diferencia de cómo estaba hace unos años hasta ahora es visible. Y es que, ahora, unos bloques de piedras impiden que los bañistas puedan disfrutar de la playa. Por eso, lo que los vecinos de la zona piden es que se quiten estas piedras. Un problema para el que ya se están estudiando las soluciones. Por su parte, los vecinos se han manifestado para exigir la mayor celeridad posible en los trámites.