Reina la preocupación en la diputación cartagenera de Los Urrutias. En los últimos días han entrado en varias casas de la población costera llevándose objetos de valor, pero también tuberías de cobre y grifos, para venderlos luego en el mercado negro. Los propietarios reclaman más vigilancia en la zona.

El fin de las vacaciones de verano ha vuelto a dejar casi desierta gran parte de la población de Los Urrutias y también vía libre a los ladrones. Estos aprovechan la marcha de los cientos de veraneantes que allí tienen sus casas para entrar impunemente y apropiarse de los objetos de valor que encuentran a su paso, como televisores, ordenadores, bicicletas e, incluso, tuberías de cobre y grifos, para venderlos luego en el mercado negro. En los últimos días lo han hecho, al menos, en media docena de casas, “que sepamos, porque aquí el propietario no se entera de que se le han desvalijado hasta que no regresa en días festivos, puentes o vacaciones”, denunció un vecino llamado Isaac Gutiérrez.

La calles más afectadas son las de Antonio Reverte, Soler Bans y Álvaro de Bazán. Se encuentran a la entrada del pueblo desde Punta Brava y se trata de una de las zonas donde más viviendas de vacaciones hay. En la segunda de ellas la tiene Josefa Quinto. Ella y su marido son de Cartagena y el pasado domingo por la tarde volvieron a su casa y se llevaron la sorpresa.

“Cuando llegamos me encontré mi televisor y el del vecino en el patio interior. Parece que al intentar sacarlos por la puerta trasera escucharon algún ruido y tuvieron que dejar su botín y huir”, explicó la vecina. Aun así, dice que se han llevado un secador y otros objetos de menor valor, aunque teme que cuando revise toda la casa sea “peor”.

A su vecino, cuya vivienda se encuentra detrás de la suya, en la calle Antonio Reverte, además de quitarle la televisión, que recuperará en breve, “se llevaron una bicicleta, que sepamos», indicó esta mujer. Josefa Quinto y su marido interpusieron una denuncia por robo en el cuartel de la Guardia Civil de El Algar.