Los vecinos del barrio de San Antón, en Cartagena, se unen para denunciar la inseguridad que aseguran padecer. La agresión a una anciana les ha llevado a tapiar una nave que vinculan con la presencia de toxicómanos en la zona. Es la última medida antes de optar por vender sus viviendas y marcharse.

Desde el ayuntamiento explican que ya están preparando el proceso para llevar a cabo de manera subsidiaria, una orden de desescombro, limpieza y cierre del recinto conflictivo; pero son muchos los solares abandonados que tiene este barrio. Por ello, los vecinos han recogido ya más de 500 firmas exigiendo una solución.