La proliferación irregular de alquileres vacacionales está generando un conflicto este verano. Hay carteles que pueden resultar muy golosos, sobre todo, para aquellos que prefieren ganar dinero para sus vacaciones de verano de manera ilegal. Y es que los más listillos aprovechan el tirón veraniego para alquilar sus viviendas a su gusto y sin declararlo a hacienda, un fraude económico que afecta al sector empresarial turístico de la Región y que indigna a los vecinos y visitantes. Desde el gobierno regional, mano dura para aquellos que proliferan pisos ‘sin papeles’. Así pues, para ahorrar dinero, más vale tener en regla el alquiler porque, de no ser así, podrán ser sancionados con multas que pueden llegar a los 10.000 euros