Otra vez campeona de Europa y ya lo ven, la sonrisa de Mari Carmen Romero no puede ser más grande. La lumbrerense nos ha enseñado orgullosa sus dos cinturones como campeona del continente. Tras romper todos los techos de cristal que se ha encontrado, ahora tiene otro sueño por cumplir: “Voy a por el Mundial. Es mi sueño”.