En estos casos, la mejor protección es la prevención. Los efectivos de emergencia municipales, regionales y estatales están en contacto continuo y lo estarán también durante la noche ante un episodio meteorológico que podría ser el más grave de los últimos 30 años.