Esta semana se ha reavivado el debate sobre cómo gestionar la crisis humanitaria de los refugiados tras el preacuerdo alcanzado entre la Unión Europea y Turquía, que propone devolver a este país todos los que lleguen. Numerosos colectivos ciudadanos se han levantado en contra al considerar que el acuerdo viola los derechos humanos.

Son muchas las voces que han advertido de la posible ilegalidad de este acuerdo y avisan que los valores base del proyecto europeo están en peligro.