Día de ayuno para los católicos. Es 26 de febrero, miércoles de Ceniza y el primer día de Cuaresma. Como manda la tradición, se queman las palmas del Domingo de Ramos del año anterior, se bendice la ceniza y se coloca en la cabeza de los fieles. Por delante, 6 semanas antes de la llegada de la Pascua.