Un ferry que cubría la línea Tánger-Génova ha tenido que hacer escala en el Puerto de Cartagena por una avería en los motores y sus 800 pasajeros han pasado la noche amotinados en el interior de la embarcación con el fin de exigir que la compañía naviera les devolviese el dinero del pasaje y les abonase el coste de llegar a sus destinos, según ha podido saber Europa Press de fuentes cercanas al operativo de evacuación.

Los pasajeros han comenzado a abandonar el ferry a primera hora de este miércoles tras recibir, al parecer, el compromiso de la empresa naviera de reembolsarles el precio del pasaje y el coste del viaje a sus destinos, según las mismas fuentes.

Se trata del buque ‘Snav Sardegna’, que atracó sobre las 22.00 horas de este martes por arribada forzosa en el Muelle de Santa Lucía debido a una avería. El buque cubrí la ruta Tánger-Génova con escala en Barcelona y llevaba a bordo alrededor de 800 pasajeros y 250 vehículos, según informaron fuentes de la Autoridad Portuaria de Cartagena en un comunicado.

La Autoridad Portuaria siguiendo las recomendaciones del Sistema mundial de socorro y seguridad marítimos (SMSSM), reguladas por el ‘Convenio Internacional para la protección de la vida humana en el mar’ (SOLAS), para operaciones en buques mercantes y de pasaje, facilitó el atraque y la movilidad de los pasajeros.

La compañía naviera GRANDI NAVI VELOCI (GNV) fletó dos autobuses, que salieron de madrugada, para aquellos que quisieron desplazarse por este medio hasta su destino (Barcelona); y el resto del pasaje, la mayoría con vehículos propios en el barco, han comenzado desde primera hora de la mañana a continuar su viaje por carretera.

El Puerto de Cartagena ha actuado facilitando el atraque del buque y prestando la ayuda y apoyo necesarios, dentro de sus competencias, para facilitar la evacuación del pasaje y la estancia del buque hasta que pueda ser desplazado para su reparación, tal y como ha ocurrido otras ocasiones.

EUROPA PRESS