Miguel Ángel Cordero fue el primer jugador sustituido por Munúa durante el partido del pasado domingo frente al Sevilla Atlético. Al futbolista andaluz no le gustó la decisión de su entrenador, y se lo hizo saber con varios gestos e incluso lanzando una botella de agua al campo desde el banquillo. Hoy, ambos protagonistas se han reencontrado en el primer entrenamiento de la mañana, y Munúa ha querido mantener una charla a solas con su futbolista, en una imagen que ha captado la cámara de La7 Deportes.