Miguel Ángel Hernández lleva desde finales de agosto en la Universidad Cornell de Estados Unidos con un proyecto de investigación, trabajando sobre la relación entre el tiempo y el arte contemporáneo. Desde Ithaca, Nueva York, dice ver Murcia con nostalgia (“Murcia es el mejor lugar del mundo para regresar”, considera). Las Navidades las ha pasado en su ciudad.
La novela ‘El instante de peligro’ ha sido la finalista del prestigioso Premio Herralde. Miguel Ángel Hernández escribe porque le gusta, porque es algo que no se le da del todo mal, y, aparte, porque siente una necesidad de contar cosas (también, bromea, porque la comunicación oral no se le da muy bien).
‘El intento de escapada’, semifinalista del Herralde. ‘El instante de peligro’, finalista (“Soy el Robben de los escritores, de esto que no ganas la final nunca…”). En las dos novelas está presente el mundo del arte. También, la memoria, el recuerdo, el pasado, el olvido, la pérdida. Y el sexo y el amor. Hernández tiene ya en ciernes un nuevo proyecto, “secreto, como debe ser”. De cómo crea una novela, de la paciencia y constancia para escribir habla en esta entrevista. Y de la ‘Generación Morcilla’…