Cada día hay más personas que en ciudad utilizan la bicicleta para desplazarse, pero hoy en día, en un piso, hay poco espacio para poder hacer las reparaciones que puedan surgir. Por ello, nace el hospital de bicis que en Murcia está dándole una segunda vida a muchas bicicletas que estaban casi olvidadas.

Al igual que cuando nos encontramos enfermos acudimos al hospital, si queremos que reanimen nuestra bici deberemos traerla al hospital de bicicletas. En este hospital hay un banco público que cualquiera puede usar para reparar su vehículo tan solo dejando la voluntad que va destinado a una causa solidaria.

La fiebre de las bicicletas ‘fixed’, sin frenos y con un sólo piñón fijo, también ayuda a que veamos más bicis en la ciudad; y si tenemos alguna urgencia, siempre podemos llamar a una ambulancia.