La Región de Murcia ha registrado un total de 227 agresiones durante los últimos meses, de las que 108 han sido a médicos, 72 en Atención Primaria y 36 en hospitales, por lo que los facultativos se han convertido en la categoría más agredida, según datos del Servicio Murciano de Salud (SMS).

Con motivo de la celebración del Día Nacional Contra las Agresiones a Sanitarios, a la que se ha sumado el Colegio de Médicos, esta organización colegial quiere sensibilizar a la sociedad con el reparto de miles de chapas en las que se puede ver el lazo dorado, símbolo de esta causa, y el eslogan de la campaña, ‘Agresiones, Tolerancia Cero’, que se harán visibles en los centros sanitarios de la Región para acercar esta realidad a pacientes y profesionales y concienciarles de la necesidad de poner freno a esta lacra.

Las cifras de agresiones que el perfil de la víctima es una mujer médico que trabaja de guardia en Urgencias de hospital o en Atención Primaria, aunque existe un porcentaje importante de hombres que también son atacados.

En cuanto a la causa más frecuente de agresión, podemos decir que no aceptar las normas del centro es el problema que más problemáticas causa, según datos del Servicio Murciano de Salud.

Luchar contra las agresiones a médicos es uno de los principales objetivos de la Junta Directiva del Colegio de Médicos y, para ello, cuenta con un servicio de asistencia jurídica gratuita las 24 horas al servicio de los agredidos para su asesoramiento, en el teléfono ‘616 660995′.

La organización colegial, igualmente, se ha adherido a la campaña que ha iniciado la Organización Médica Colegial de Madrid con el hashtag ‘#stopagresiones’ en Twitter, invitando a profesionales y pacientes a que se sumen a su difusión, al mismo tiempo que se ha promovido una campaña informativa en radio a escala regional.

El Colegio, durante la celebración de esta jornada, quiere hacer una mención especial a la doctora María Eugenia Moreno, residente de Medicina de Familia que falleció tras recibir varios disparos a manos de un paciente mientras trabajaba en el centro de salud de Moratalla en marzo de 2009, y mostrar todo el apoyo de la profesión a los médicos que han sido víctimas de una agresión.

Según Isabel Montoya, presidenta de Colegio de Médicos, “una buena relación médico-paciente se debe basar en la confianza y el respeto mutuo. Las agresiones físicas y la violencia verbal destruyen esta relación y nunca aportan soluciones a ningún problema”.

Por último, Montoya ha subrayado que “el médico siempre busca y aconseja, lo que es lo indicado para el paciente”, al mismo tiempo que ha insistido en que el Colegio “no dejará de trabajar hasta alcanzar el objetivo de cero agresiones”.

EUROPA PRESS