La última hora sobre el rescate en el Mediterráneo es que los migrantes del Aquarius llegarán a Valencia en tres barcos para garantizar su seguridad. Murcia es uno de los 200 municipios de acogida y donde ya residen unas 500 personas solicitantes de asilo. Los que lleguen a Valencia serán reconocidos como refugiados.

El sábado podrían pisar tierra española los más de 600 migrantes que viajan a bordo del buque Aquarius. Una vez desembarquen en el Puerto de Valencia, serán atendidos por ONGs como Cruz Roja, a través del Plan de grandes llegadas, el mismo que activan cuando ocurre una llegada masiva de inmigrantes, en un corto periodo de tiempo, como sucedió en Murcia a finales en octubre de 2017 con la llegada de 705 personas en 62 pateras.

Después, será el  Ministerio del Interior el encargado de estudiar la situación de cada una de las personas a bordo para determinar qué tipo de protección se les puede dar, por ejemplo otorgándoles la condición de refugiados o asilados.

Si se les considera refugiados, irán viajando hasta sus municipios de acogida, donde recuerdan, que para su atención tiene que haber una coordinación de las diferentes administraciones. Mientras, desde el Gobierno Regional han asegurado que acatarán la planificación de atención humanitaria que se realice desde el Gobierno Central. El Ayuntamiento de Valencia ya está preparado para la llegada de los ocupantes del Aquarius. Mientras, se van sumando municipios y comunidades dispuestas a acoger a los refugiados, como Pamplona o Cantabria.