El jugador del UCAM CB reconoce que ha sido una pena quedarse fuera de esta cita para que la tenían mucha ilusión, pero que por criterios cuestionables, no ha podido ser. Así que los universitarios siguen arrastrando dos partidos aplazados pero ya miran al futuro. Lo primero es recuperar a los compañeros y volver a los entrenamientos con normalidad para preparar el importante encuentro frente a Burgos. Sobre los objetivos, asegura que con la temporada atípica que está viviendo el deporte, no es conveniente marcarse metas.