El Ministerio que dirige Teresa Ribera promueve un cambio en las reglas de explotación del Acueducto Tajo-Segura por el que un desembalse mensual que hoy es de 38 hectómetros cúbicos pasará a ser de 27. Y esto, para antes del verano. “Es mucho lo que nos jugamos”, subraya Lucas Jiménez, presidente del Sindicato Central de Regantes.

En la entrevista emitida en el informativo Matinal, Jiménez ha avanzado que se van a lanzar a la calle. No solo para expresar su rechazo a las nuevas reglas que reducen los umbrales máximos trasvasables; también, al próximo plan de cuenca del Tajo, que aumentará los caudales ecológicos disminuyendo así las transferencias de agua al Levante.