Tiene tan solo siete años, pero Pablo ya ha logrado proclamarse campeón de España de ajedrez. Comenzó a jugar hace dos años siguiendo los pasos de su hermano mayor al que ya gana algún que otro partido. Ahora es Emilio, su entrenador, el que le enseña, no solo a jugar, sino a hacer los mejores movimientos para ganar. Este año ha participado por segunda vez en un campeonato de España y, a parte de jugar con el resto de participantes, también demostró su gran valía.