Esta brusca bajada de temperaturas ha sorprendido a muchos. Hay que abrigarse más e intentar acostumbrarse al frío. Aunque para quienes sufren criofobia, es decir miedo al frío, estos días son más duros.