El exempleado del Real Murcia ha repasado sus 43 años en el club. Liza, que empezó en La Condomina en 1975, ha vivido muchas situaciones hasta llegar a un momento, este, que reconoce, es el peor de todos. Ahora disfruta del tiempo libre y se ha convertido en un aficionado más en Nueva Condomina, disfrutando de partidos completos y, lejos de los nervios que, reconoce, ha vivido estando dentro del club.