El presidente de la Región de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, y la ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación, Isabel García Tejerina, han acordado este jueves rebajar el precio del agua desalada para ponerla a disposición de los regantes con unas “condiciones económicas especialmente favorables”.

En una reunión que han mantenido junto a los representantes de la Mesa del Agua de Murcia en la sede del departamento, el Ministerio de Agricultura se ha comprometido a aportar una subvención 8 millones de euros para abaratar, así, el agua de las desaladoras de Torrevieja y Valdelentisco.

De este modo, Tejerina ha explicado que de esta cantidad, seis millones de euros irán dirigidos para Torrevieja, cuya agua costará tres céntimos por metro cúbico, mientras que los otros dos millones de euros restantes se destinarán a Valdelentisco, cuya agua se abaratará 10 céntimos por metro cúbico durante seis meses. Así pues, esto hace que haya “más agua” a disposición de los regantes en “unas condiciones económicas especialmente favorables”, ha añadido.

Además, la ministra ha señalado que también se ha hablado de otras “necesidades de inversiones de infraestructuras importantes para poder hacer un mejor uso de esa agua”, como es el caso de una tubería y una serie de propulsiones que “ya están presupuestadas” para que el agua “esté en mejor disposición” para los regantes.

Asimismo, ha recordado que en los presupuestos del año 2016 se contemplan tres infraestructuras que la Región de Murcia “venía demandando desde hace tiempo” como el recrecimiento de la presa de Camarillas y la construcción de otras dos: Lébor y Moreras.

Según Tejerina, el acuerdo alcanzado, que tendrá un coste de unos 50 millones de euros, según ha confirmado, “pone de manifiesto la importancia que el agua tiene para activar y mantener una economía y esto son puestos de trabajo” y ha subrayado que en el Gobierno de España son “muy conscientes” de la situación “excepcional” de sequía que se vive en la comunidad.

Por su parte, Pedro Antonio Sánchez ha destacado que el encuentro ha sido “extraordinariamente positivo” porque “nunca hasta ahora un Gobierno de España se había comprometido a aportar dinero para rebajar el precio del agua desalada”.

Sánchez ha recalcado que la sequía que se está “atravesando” es una situación “excepcional” para la agricultura de Murcia ya que afecta a 100.000 empleos directos.

“El agua en Murcia no es sólo para beber, también es para comer” y, por ello, ha aplaudido que el Ministerio haya tenido la “decisión y valentía para poner en marcha medidas concretas”.