Así ha respondido el entrenador del filial del FC Cartagena para aquellos que ven con reticencias su pasado murcianista. Una respuesta elegante y clara que cierra cualquier tipo de debate sobre su llegada a la ciudad portuaria. Además, ha asegurado que este año los objetivos son ambiciosos, buscar estar entre los mejores y por qué no, dar salto de categoría a Segunda B, con el deseo de que el primer equipo se mantenga en la Liga SmartBank. Un primer equipo donde espera ver a sus jugadores. Depende del rendimiento que den estos chicos, que tienen la misma ilusión que el técnico cántabro por hacer una gran temporada. Por cierto, que también se ha referido al polémico asunto de Isaac Jové, asegurando que fueron días complicados.