El portavoz del Grupo Parlamentario Podemos, Óscar Urralburu, ha asegurado este lunes que su partido descarta la supresión del trasvase Tajo-Segura, “es algo que no se puede plantear encima de la mesa”, aunque “existen problemas muy importantes en el Tajo de salubridad y sostenibilidad”.

A su juicio es un problema que “debe solucionarse y abordarse de una manera integral, no con propuestas parciales ni con una demanda de lucha exclusivamente en términos de reclamación hídrica, que es legítima y comprensible, pero debe responder a una lectura más integral”.

Así lo ha afirmado Urralburu, que ha mantenido este fin de semana un encuentro con los secretarios generales de Podemos en Valencia, Antonio Montiel, y Castilla-La Mancha, José Molina, “para plantear una política común en materia hídrica en el conjunto del país”.

Una reunión que repetirán el próximo 11 de septiembre y en la que invitarán a los responsables de Podemos en Madrid, Aragón y Cataluña “a fin de establecer, sobre unos criterios básicos, lo que tienen que ser las líneas magistrales de un pacto de Estado en materia de recursos hídricos” que “garanticen el acceso a los recursos hídricos en el conjunto del país a todos los ciudadanos”.

Principios, ha manifestado, “que compartimos desde Podemos y que vamos a convertir en una propuesta política de Estado”, el primero de ellos “sería racionalizar el conflicto del agua” para “acabar, de una vez por todas, con todo el uso instrumental de la escasez hídrica como recurso político en la lucha electoral entre partidos”, ha afirmado Urralburu.

Además de plantear que más allá de cuestiones de trasvases, ha añadido, “es un problema de escasez en el que se combinan una situación de sequía cíclica y de cambio climático”.

Desde su punto de vista, “toda la vieja política del agua es la que ha provocado el estado en el que estamos” y “vamos a proponer una nueva política del agua que aborde una auditoría de lo que ha ocurrido con el agua”, especialmente con el trasvase Tajo-Segura en los últimos 40 años, en lo que ha calificado como “un mercadeo” con beneficiarios claros “que no son ni ciudadanos, agricultores ni el sector productivo”.

Así, ha enfatizado Óscar Urralburu acompañado de cuatro diputados de la formación, “elaboraremos propuestas estables y definitivas de solución a medio y largo plazo para resolver el problema del agua” como el abaratamiento del metro cúbico del agua desalada.