Con 15 años tuvo que dejar lo que más le gustaba. El fútbol sala por una leucemia. Pero, Pery, que así se le conoce cariñosamente, se apoyó precisamente en el deporte para hoy, 10 años después, haber superado la enfermedad. El apoyo de su familia ha sido fundamental para salir adelante.