Mucho se habla estos días de la figura del rastreador de la covid-19 pero pocos saben realmente quiénes son y cómo trabajan. Actualmente en la Región se cuenta con 45 profesionales de esta índole.

Los rastreadores son sanitarios, mayoritariamente enfermeros, que se encargan de localizar y hacer seguimiento de los contactos estrechos de las personas infectadas. En su labor llaman una a una a todas las personas que han estado en contacto, durante las úlitmas 48 horas, con un positivo por COVID-19. A éstos se les avisa que deben mantener cuarentena durante 14 días y se les realiza un seguimiento telefónico diario. De no responder al teléfono, el rastreador debe llamar a las autoridades. El perfil medio de positivos actuales, explican, es el de “gente joven y sana, que trabaja y va a lugares de ocio”.

El rastreador tiene además la misión de recoger todos los movimientos realizados en los últimos días por la persona que ha sido diagnosticada. La finalidad es evitar que el virus siga infectando a más gente y cortar las cadenas de contagio.