El recién renovado técnico del Yeclano, Alejandro Sandroni, reconoce que ha sido un verano con muchas dudas sobre si continuar o no en ese banquillo, pero está convencido que decir que sí, es lo mejor para las dos partes. Y, sobre todo, agradece la paciencia del presidente del club, Pedro Romero y del director deportivo, José Alemany, hasta que comunicó su respuesta, más allá dice, de “intereses personales”.

Anuncia también que habrá un cambio de ciclo, pero que la filosofía del equipo seguirá siendo la misma. No tiene miedo a un desguace de la plantilla porque se está trabajando para encontrar gente de la casa y, en el mercado, jugadores del estilo del Yeclano.

Será difícil, pero no imposible, repetir una temporada histórica en el club de La Constitución.