Otros ocho inmigrantes que llegaron en patera a las costas murcianas, y que guardaban cuarentena por haber estado en contacto directo con positivos por Covid-19, se han fugado en la noche del domingo al lunes del pabellón de Cabezo Beaza de Cartagena.

Según ha podido saber Eruopa Press, los vigilantes de seguridad privada que están dentro del pabellón oyeron ruidos y comprobaron que uno de estos inmigrantes se estaba fugando por los conductos del aire. Cuando fueron a hacer recuento se dieron cuenta de que faltaban ocho.

Estos ocho se suman a lo 59 argelinos que se fugaron el fin de semana pasado del mismo lugar, aunque la Guardia Civil localizó a 15 de ellos, con lo que, actualmente, ascienden a 52 los inmigrantes fugados que aún no han sido localizados.

La semana pasada, un centenar de los migrantes que se encontraban en las instalaciones provisionales de Cruz Roja en la dársena de Escombreras protagonizaron otra fuga, aunque, en ese momento, se localizaron prácticamente a todos los fugados.

Durante ese tiempo, y hasta el viernes que se trasladaron los últimos argelinos que se encontraban en Escombreras, todos los migrantes fueron reubicados a instalaciones con mejores condiciones para que pasen la cuarentena de 14 días, y un centenar de ellos fueron trasladados al pabellón Cabezo Beaza.