La precariedad laboral es la principal causa por la que los jóvenes no pueden emanciparse, de hecho, solo el 19 por ciento de los menores de 30 años lo consiguen. A pesar de que la ocupación laboral ha aumentado un 2 por ciento con respecto a 2018, la Unión Sindical Obrera advierte de que este crecimiento no significa empleo de calidad sino que es precario, por lo que los jóvenes no podrían independizarse hasta alcanzar la edad adulta.