La rápida actuación de estos agentes ha salvado la vida de este bebé de 13 meses, que ahora juega en sus brazos. Todo ocurrió el día de Todos los Santos. La Policía Nacional acudió al domicilio de esta familia por un aviso de violencia de género y allí se percataron de que el bebé convulsionaba. Hoy, la madre les ha entregado una carta de agradecimiento.