Como una noche más la familia se encontraba en casa de los dueños del perro, donde quedaron para cenar. El pequeño Daniel, de 15 meses de edad, se encontraba junto al animal, un labrador, momento en el que el can se lanzó sobre él provocándole diversas mordeduras en la cara. De inmediato el propio padre del menor, junto con el dueño del perro se dirigieron hasta el centro de salud de Alcantarilla. Allí una vez estabilizado en ambulancia ingresó de urgencias en el Hospital Virgen de la Arrixaca.

Preparado el equipo de cirujanos plásticos intervinieron de urgencia. Los padres del pequeño no se explican lo sucedido, el animal dicen, conocía al pequeño de otros encuentros, algo a lo que hay que sumar que esta raza de perro no está considerada como peligrosa. El menor, se encuentra en estos momentos hospitalizado con heridas importantes en la cara. Su evolución es favorable.

No es habitual que un labrador ataque, pero los expertos recuerdan que no hay que olvidar que muchas veces los animales pueden ser imprevisibles. El de este fin de semana no es el primer ataque de este tipo que se produce en la región en lo que llevamos de año.