Con la bajada de temperaturas aumenta el consumo de calefacción. En muchos casos, mantener la casa caliente se convierte en un lujo difícil de afrontar para algunas familias. Sin embargo, unos sencillos consejos bastan para hacer un uso eficiente de la energía.