Ahorra espacio en las plantaciones de cultivos, disminuye la evaporación del agua, y aumenta la calidad de la misma. Se trata de la primera plataforma flotante de placas fotoeléctricas de España que ha sido acogida por un embalse de Lorca y con la que se lleva a cabo un proceso totalmente sostenible en el transporte del agua a los cultivos. Y es que este sistema tiene una capacidad de bombeo sostenible de 1.200.000 metros cúbicos al año. Después de la conversión energética, es momento de transportar el agua. Estos 300 metros cuadrados de plataforma fotovoltaica abastecen de agua de alta calidad a más de 200 agricultores de la zona. Se trata de un sistema más que beneficioso para nuestros cultivos y que es pionero en Europa.