Amanece el Día de la Hispanidad y lo hace con titulares que sirven de abono para el comentario. Es un día que muchos aprovechan, para el deporte, pasear, para casarse. Un día normal, pero con matices…

Las fachadas de la ciudad de Murcia pocas veces han lucido así, con tantas banderas. Menos aun las ambulancias. Un día normal si no fuera por ese halo de expectación. Un día normal que muchos desean sea solo el preludio de la vuelta a la normalidad.